Michiquillay y la reactivación económica de Cajamarca

Mineria Noticias

Víctor Gobitz
Chief Executive Officer and President of Compañía de Minas Buenaventura S.A.A.

Si bien es cierto se ha postergado la adjudicación del proyecto cuprífero Michiquillay, debemos comprender que dichas situaciones son parte de los obstáculos que deben enfrentar los inversionistas para sacar adelante grandes iniciativas de desarrollo.

En este caso, debemos advertir la real importancia de Michiquillay no solo para la reactivación económica del país, sino sobre todo de la región Cajamarca, que tiene en el cobre uno de sus mayores tesoros para sacar de la pobreza a su población y brindarles una mejor calidad de vida.

Este gran proyecto sumado a Galeno, La Granja y Conga generarían más de 1 millón de toneladas de cobre, que nos consolidaría como el segundo productor mundial de este metal, y representaría una excelente oportunidad para garantizar en las próximas décadas un mejor acceso a la educación, salud, trabajo y mejores oportunidades económicas para los cajamarquinos.

De otro lado, debemos apuntar que al ser la minería una actividad económica desenvuelta en las zonas más recónditas y remotas de nuestro país, donde lamentablemente la presencia del Gobierno es limitada y en algunas instancias, nulas; las compañías mineras son los principales motores de desarrollo para las comunidades aledañas al momento de iniciar un proyecto.

Las compañías mineras son vistas con alta expectativa por la población local para atender las carencias olvidadas históricamente por el Estado. Sin embargo, debemos establecer de forma clara y dar a conocer los roles que le competen a la actividad minera en nuestra sociedad: Ser los aliados estratégicos para el desarrollo del país, pero no sustituir ni asumir responsabilidades que no le competen.

Finalmente, los largos trámites y tiempo perdido son algunas de las dolencias que experimentan nuestros inversionistas, que están cansados ya de la tediosa tramitología que abarca gran parte de todas las actividades empresariales en el país. Por ello, no es un misterio que esta falta de optimización de recursos y tiempo genere que muchos proyectos se demoren y pierdan fluidez, cuando debería ocurrir todo lo contrario.

Las cifras no mienten: la relación directa entre corrupción y burocracia es un mal que debe ser eliminado de raíz para pensar en un futuro más transparente y lleno de oportunidades.

 

Fuente. DIPROMIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.